Renacimiento Gótico

Mancomunidad Española y Confederación Europea

Después de dar la idea general de cómo funcionaría un sistema tribal cabe preguntarse ¿cómo se podría aplicar esto en un caso real, si nuestra sociedad de masas está formada por millones de personas? Pues bien, lo primero que debemos asumir es que nuestra sociedad acabará colapsando tarde o temprano. Debemos desistir de los intentos “revolucionarios” de cambiarlo todo, tomar el poder y arreglar esta civilización degenerada que ya no tiene arreglo. Esa idea de “salvar” a la Humanidad, tan cristiana, debe ser desterrada de nuestra cabeza pues es utópica. Si conseguimos asegurar la supervivencia de nosotros mismos y nuestra familia, que no es fácil, podemos darnos por satisfechos.

La sociedad de masas, urbana, global, estatal… tarde o temprano colapsará por sus propias contradicciones. Cuando eso pase los más preparados para sobrevivir serán los que vivan de la forma más autosuficiente y autónoma posible, es decir, los que estén al margen del sistema, los salvajes. Ahora mismo estamos todos demasiado civilizados, es decir, domesticados. Del mismo modo que si abrimos un zoológico y soltamos en libertad a los animales que han estado largo tiempo en cautiverio morirían, a nosotros nos pasaría igual si nos echamos de pronto al monte. Es un proceso que debe hacerse poco a poco.

Sin embargo, frente a la gran cantidad de ciudades masificadas, llenas de ruidos, contaminación, estrés, delincuencia… existe una gran cantidad de pueblos abandonados o semiabandonados en las zonas rurales de toda Europa. Solo es cuestión de establecerse en ellos, lograr nuestra autosuficiencia y construir ahí el mundo que nosotros queremos. Recomiendo leer acerca de las eco-aldeas, la permacultura y la sustentabilidad ecológica. Tal vez en otra ocasión haga una entrada al respecto de esas cosas.

Lo importante es que esas comunidades desarrollarán sus propios clanes y estos se unirán en hermandades y en tribus. Cualquier tribu ha nacido en un momento dado fundada por alguien, por lo que podemos crear nuevas tribus basadas en la cultura similar que tengan los clanes de una misma zona. Cuando el mundo civilizado se derrumbe, los salvajes heredaremos las cenizas y comenzará la reconstrucción, pues habremos preservado nuestro legado ancestral en medio de un mundo global que amenaza con acabar con todas las culturas de la Tierra.

Así pues, mi propuesta para nuestra vieja Iberia es que todas las tribus de la Península Ibérica se unan formando una Mancomunidad Española. Debemos superar el nacionalismo que nos divide, tanto el nacionalismo español y portugués de Estado, como los nacionalismos de determinadas regiones. Por nuestra geografía y por el desarrollo histórico, podemos hablar de que existen varios países en la Península Ibérica (Cataluña, Portugal, Castilla, Asturias, Galicia…) y en cada uno de ellos surgirán clanes y tribus. Estos países forman a su vez parte de un mismo ámbito cultural español, del mismo modo que en el norte de Europa podemos hablar de noruegos, suecos, daneses, islandeses… pero todos son parte del ámbito cultural escandinavo. Las tribus, en cada uno de esos países, pueden unirse federalmente y elegir entre sus jefes un Señor o Gran Jefe, tener su propia Gran Asamblea y un Consejo de Jefes Tribales para gestionar los asuntos comunes, pero manteniendo una gran autonomía como tribus. A su vez la Mancomunidad debe tener un Líder Supremo elegido entre los caudillos de Andalucía, Castilla, Cataluña… de entre ellos saldría un Rey para todas las Españas.

De este modo, con un sistema tribal basado en el federalismo, solucionaríamos el problema territorial de España. Cada país se constituiría no como un Estado, sino como una Comunidad (ya se llame Comunidad Autónoma o Comunidad Nacional) y todas estarían unidas en su diversidad, con sus propias lenguas y tradiciones, en una Mancomunidad Española. Algo similar a lo que yo propongo para la Península Ibérica puede valer para Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania… que a su vez se unirían en una gran Confederación Europea en caso de necesidad o peligro.

La Confederación tendría muy poco poder, como es de esperar, pues la idea de un poder central lejano como en la actual Unión Europea no tiene sentido. Pero podría servir para dirimir los conflictos entre naciones europeas o para mediar en las disputas que puedan existir dentro de Europa. En tiempos de guerra, incluso se podría elegir un  Jefe de Guerra o Emperador como Comandante Supremo de un Ejército común para defender Europa de un enemigo exterior. Terminado el peligro, el Emperador dejaría el mando. También debería existir algo parecido al Papa actual, un Padre del Pueblo como líder espiritual común y máxima autoridad moral de todos los europeos, asesorado por un Consejo de Sabios.

En definitiva, el tribalismo es un sistema que podría ser tanto o más complejo que el sistema estatal actual, pero eliminando el poder coercitivo y sustituyendo los artificiales lazos con el Estado-nación, por los lazos naturales con la familia, el clan y la tribu.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: