Renacimiento Gótico

Conceptos Políticos Generales II

Además de las diferentes formas de gobierno que expliqué en la entrada anterior, a menudo se suelen confundir conceptos como Estado, nación, país, patria, pueblo… por lo que también voy a dar unas nociones acerca de cómo los entiendo yo. Es un tema importante porque la mayoría de los conflictos se suelen presentar por el uso indistinto de estos términos, que sin embargo significan cosas muy diferentes.

País

El término país es un concepto geográfico, hace referencia a un territorio delimitado y a las gentes que habitan en él. El país sería el campo, la palabra paisaje deriva de país, como también lo hace paisano para referirnos a un lugareño, a una persona de nuestro mismo entorno geográfico cercano. Etimológicamente, procede del latín pagus, es decir, el campo. Un pagano es alguien del país, del campo. En inglés se usa la misma palabra para decir país que para hablar del campo, country. Dentro de un país hay ciudades, montañas, ríos… pero en definitiva nuestro país es nuestro entorno geográfico, no tiene (o no debería tener) connotación política. Si la tiene es porque a menudo se emplea esta palabra de manera incorrecta, para hacer referencia a un Estado.

En este sentido podemos hablar de Cataluña, Castilla, Andalucía, Aragón, Portugal… como países, y al mismo tiempo la Península Ibérica sería un país en su conjunto. Se suele diferenciar entre país y región, haciendo ver que una región es de menor entidad que un país, pero esto no tiene por qué ser así. Europa Occidental es una región que abarca varios países, el Próximo Oriente es una región y abarca varios países… del mismo modo, un país puede dividirse en regiones más pequeñas, por ejemplo La Mancha sería una región de Castilla o el Alto Aragón una región de Aragón. Todo depende de la perspectiva, la Península Ibérica podemos verla como una región de Europa pero también como un país. En este sentido yo prefiero usar el término Gran Región para referirme a un mismo ámbito cultural, en el que pueden hablarse diversas lenguas o haber varios países. Sería el caso de nuestra Península Ibérica, pero también de Escandinavia o las Islas Británicas.


Patria

La palabra patria significa “tierra de los padres”, entendiendo a los padres en un sentido genérico, los antepasados. El territorio en el que habita un pueblo es su patria, existe una vinculación entre el suelo, el territorio, y el pueblo que lo ocupa. Como ocurre con el país, podemos hablar de patria chica, para hacer referencia a nuestra región o comarca, a nuestra ciudad o pueblo, y de patria grande para hacer referencia a un ámbito territorial mayor. Dado que la patria es la tierra de nuestros padres, en ambos casos estamos haciendo un buen uso de la palabra. Como en el caso de la palabra país, no debemos confundir la patria con el Estado.

Pueblo

Es el conjunto de personas que forma un grupo humano. Como la propia palabra indica, un pueblo es un grupo humano que puebla un espacio físico, es decir, que habita un territorio. Pero esto no tiene por qué ser siempre así, ya que existen pueblos nómadas que no tienen un país, como por ejemplo los gitanos o como fueron durante siglos los judíos. Para que un pueblo exista es necesario que haya una conciencia común de identidad, un sentimiento de pertenencia a ese pueblo. Desde el Pueblo Europeo hasta una aldea de unas decenas de habitantes, nos referimos a nuestra gente cuando hablamos de “nuestro pueblo”.

La patria de los godos era la isla de Gotland, el sur de Escandinavia, pues de allí procedían sus antepasados. Iniciaron una migración que les llevó a dividirse en dos pueblos: visigodos y ostrogodos. Con el paso del tiempo, los visigodos llegaron a un país, Hispania, y los ostrogodos a otro, Italia. En Hispania convivían los pueblos indígenas romanizados y los visigodos y solo después de siglos estos pueblos se fundieron en uno, los hispanogodos. Con el paso del tiempo, los godos habían convertido Hispania en su patria.

Nación

Si hasta aquí no debería haber excesivos problemas, el país es el territorio geográfico (el campo, la tierra), la patria es la tierra de los padres y el pueblo es el conjunto de la gente; la cosa se complica cuando hablamos de naciones. Nuestro concepto actual de nación está totalmente tergiversado y no responde al concepto original. La palabra nación viene de natio, de nacer, es decir, sería el grupo humano en el que una persona ha nacido, vinculado este con un territorio, una patria que constituye su hogar nacional.

Mientras que el pueblo hace referencia al conjunto de la gente sin otra connotación, a la multitud (un sitio populoso es un sitio con mucha gente, algo popular es algo muy conocido por la gente o con mucha aceptación) de personas que tienen ciertos vínculos culturales, la nación se entiende como una comunidad. En muchos casos se usan pueblo y nación como sinónimos, en otras se entiende a la nación como el conjunto de todas las personas de la comunidad y al pueblo como las clases bajas, excluyendo a los dirigentes.

Desde mi punto de vista, una nación es una tribu más grande. Si una tribu es un conjunto culturalmente homogéneo, varias tribus con un mismo origen serían una nación. Rechazo completamente el concepto liberal de nación, por el cual un individuo pertenece a una nación sólo por haber nacido en un territorio o ejercer sus derechos políticos dentro de la jurisdicción de un Estado que te reconoce como ciudadano. Para mí la nación, como la tribu, están ligadas con la sangre. Las naciones liberales surgidas en América en las antiguas colonias son totalmente artificiales, pues no tienen una base étnica. Sólo les une una bandera y un pasaporte.

La principal diferencia entre un pueblo y una nación es que la nación tiene conciencia de sí misma como un ente diferenciado, lo que se suele llamar la conciencia nacional. Sin embargo yo rechazo el nacionalismo por ser una construcción artificial de la nación, sea esta la que sea. Un grupo de personas, ya sea las que controlan el Estado, ya sean la oligarquía de un territorio, elaboran su propia idea de lo que es la nación y dejan fuera de ella a todos los que no concuerden. En base a esa idea, legitiman el Estado que controlan (nacionalismo de Estado), o el que quieren crear (nacionalismo separatista o aglutinador). Generalmente la nación siempre se construye contra otra, con un enemigo exterior que cohesiona las fuerzas propias. El choque de nacionalismos entre dos naciones retroalimenta el nacionalismo en cada una de ellas.

Estado

  Se pueden dar muchas definiciones sobre lo que es un Estado, pero para que se entienda bien, simplemente diré que el Estado es un concepto jurídico, son las instituciones políticas que ejercen su jurisdicción sobre un territorio y sobre la población que vive en él. Algo fundamental para que exista el Estado es aspirar al monopolio de la violencia como elemento de dominio. El Estado tiene un poder coercitivo, es decir, obliga a las personas que domina a obedecer. Este poder se basa en la fuerza, la violencia que ejerce el Estado se entiende como legítima y deseable, mientras que la violencia que ejercen otros grupos es terrorismo. El Estado es el instrumento ideológico que tiene una élite para legitimar su dominio sobre el resto de la población. Del mismo modo la Justicia estatal es la institucionalización de la venganza, el instrumento utilizado para que la gente obedezca las leyes por miedo al castigo.

  Cuando un grupo ejerce el poder sobre el resto de su pueblo, crea el Estado para legitimarse. Cuando ese poder coercitivo lo ejerce sobre otros pueblos además del suyo propio, el Estado se convierte en un Imperio. No me extenderé mucho más sobre esto porque hay infinidad de pensadores que han reflexionado sobre el Estado, pero baste con decir que existen diferentes tipos de Estado en función de aquello que se use como elemento de legitimidad. En un Estado teocrático será la religión lo que legitime el poder (será un Estado cristiano, islámico, judío…), en un Estado marxista será el ideal marxista el que lo legitime (los Estados socialistas) y en un Estado liberal, el concepto liberal de nación (los Estados nacionales, a los que estamos acostumbrados).

Ejemplo en la Península Ibérica

  Pondré un ejemplo concreto de todo esto. La Península Ibérica la podemos entender como un país o como una Gran Región, es el territorio geográfico. Está habitado por diversos pueblos: gallegos, portugueses, asturianos, catalanes, castellanos… que a su vez forman el pueblo español, pero habitan en sus respectivos países (Galicia, Portugal, Asturias, Cataluña, Castilla…). Podemos hablar de una gran nación española ya que todos somos parte de un mismo ámbito cultural, pero dado que tienen un origen cultural homogéneo podemos decir que también existe una nación catalana, vasca, gallega… con una base étnica. La Península Ibérica es la patria de los españoles, mientras que si estamos en otro país, estamos fuera de nuestra patria.

  Ahora bien, desde un punto de vista político, existen varios Estados: el Reino de España, la República Portuguesa, el Principado de Andorra, la República Francesa (que ocupa territorios catalanes y vascos) y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (que tiene la colonia de Gibraltar, en territorio andaluz).

Los Estados son los únicos que son reconocidos como sujetos de derecho internacional y los que tienen personalidad jurídica. De ahí que puedan existir dos Estados en una misma nación (como en Corea o hasta 1990 en Alemania) y Estados que no se identifican con una nación (como el Estado Vaticano).


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: