Renacimiento Gótico

Conceptos Políticos Generales I

Después de hablar de mi concepción de España y de Europa y del Odinismo como expresión de la religión nativa europea, en las próximas entradas hablaré del tribalismo y de cómo lo aplicaría yo a nuestra Península Ibérica y a Europa. No obstante, antes de explicar mis ideas, me parece conveniente explicar ciertos conceptos generales, ya que hablamos de democracia, monarquía, república… pero no todos le damos el mismo significado a estos conceptos y es necesario explicar a qué me refiero yo cuando los uso.

A la hora de definir estos conceptos me baso en la tradición europea, tanto grecolatina (Aristóteles, Platón, Cicerón…) como la menos conocida celta o germánica, importante para entender sociedades no estatales con una organización tribal; así como en mi reflexión personal. Por este motivo me abstendré de citar autores.

¿Qué es la política?

Esta es la primera pregunta a la que hay que responder, puesto que en nuestra sociedad actual entendemos la política como el teatro parlamentario de partidos, consignas, símbolos y banderas en el que estamos envueltos. Esto no es la política, es más bien politiqueo, pues se trata de una degeneración de lo que realmente es la política. La palabra política viene del griego πολιτικός, que podría traducirse como “relativo a la polis”. Una polis, al contrario de lo que la gente suele pensar, no es una ciudad-Estado como las del Próximo Oriente, sino una Comunidad. En otras palabras, cuando un grupo de personas conviven, la política es ni más ni menos que organizarse como Comunidad.

Debemos desterrar la idea de la política como ser de izquierdas o de derechas del mismo modo que uno puede ser de un equipo de fútbol. La política es todo aquello que tenga que ver con organizar la Comunidad y con las cosas que tiene en común dicha comunidad, desde una comunidad pequeña como un pueblo hasta una más grande como una nación. Así pues las ideas políticas de una persona son sus ideas al respecto de cómo organizar la Comunidad. En este sentido, todo el mundo tiene ideas políticas, aunque no se haya parado a reflexionar sobre ellas, desde el mismo momento en el que opina sobre los baches de su calle, sobre el ruido que hacen los vecinos o sobre el horario de los autobuses.

Una Comunidad, como se puede imaginar, puede organizarse de muchas maneras, pero existen varios conceptos o formas de organización política que podemos dividir en formas políticas puras y formas políticas degeneradas, fruto de la corrupción de las formas puras.

FORMAS PURAS

Anarquía

Podemos traducir la palabra como “ausencia de poder”, pero no es del todo cierto que haya una ausencia de poder, sino una ausencia de poder coercitivo, es decir, la ausencia del Estado. Se podría decir que la anarquía es el orden natural de la naturaleza (no existen Estados de elefantes, ni de lobos, ni de tigres… y los humanos llevamos teniendo Estados sólo 5.000 años, de los 200.000 que tenemos como especie). En un orden anarquista existe el poder moral, el liderazgo carismático, pero no el poder coercitivo. La sociedad está organizada en grupos pequeños, basados en la libertad responsable, la disciplina libremente asumida y el apoyo mutuo; unidos unos con otros de manera federal.

Teocracia

Es el gobierno de los dioses o el gobierno de un dios. Obviamente sólo existe en el plano teórico, en la práctica sólo puede darse su forma degenerada: la hierocracia.

Monarquía

Literalmente significa “el gobierno de uno”. No debemos confundirlo con lo que hoy entendemos por monarquía, ni que necesariamente tenga que tener el país un rey. Una república presidencialista es más monárquica que una monarquía liberal. Por ejemplo en España no gobierna Felipe VI, sí lo hace el Presidente de los Estados Unidos en su país. Una forma monárquica de gobierno tampoco implica que deba ser hereditaria, sencillamente que el gobierno lo ejerce una sola persona, de manera temporal o permanente. El monarca (se llame rey, príncipe… o como en cada país haya tradición de llamarlo) gobierna en solitario pero no de manera arbitraria, sino de acuerdo a las leyes y al derecho.

Aristocracia

Es el gobierno de los mejores, de la élite. Puede tratarse de los mejores guerreros, de las personas más sabias… pero en todo caso es un sistema en el cual el gobierno se le confía a los más preparados de la Comunidad, que gobiernan pensando en el interés del conjunto de la misma.

Democracia

El gobierno del pueblo. Hay que puntualizar que no todas las personas que habitan en un lugar pertenecen a eso que se llama “el pueblo”. La actual democracia liberal nos considera “españoles”, “franceses”, “italianos”, “alemanes”… sólo por el mero hecho de tener un pasaporte de un Estado. En la antigüedad esto no era así y había que ganarse el derecho a participar en los asuntos políticos. Por otra parte, lo que hoy llamamos democracia, el sistema parlamentario liberal que funciona mediante representantes, no es la democracia de verdad, que funcionaba de manera directa, mediante asambleas populares.

FORMAS DEGENERADAS

Caos

Es la degeneración de la anarquía. En una situación de anarquía existe un orden natural, una jerarquía establecida entre iguales por el liderazgo natural y los roles que tienen los individuos en el grupo. En ese tipo de sociedad la violencia se produce de manera rara, puesto que existen cauces para resolver los conflictos que hacen que no sea necesario recurrir a la fuerza. Del mismo modo, las actitudes contrarias a la buena convivencia son rechazadas por el grupo y los individuos que son incapaces de actuar de manera comunitaria o cuya actitud perjudica al grupo, sencillamente son apartados e incluso expulsados del grupo. Si una persona es demasiado egocéntrica, ningún grupo lo acepta y está condenada a ser solitaria y probablemente, sin el apoyo de otros humanos, a morir. Por ello, este tipo de actitudes son contrarias a la supervivencia y suelen evitarse.

Sin embargo, cuando el orden natural se rompe por cualquier causa, se produce el caos y en el caos, la violencia generalizada. En medio de la violencia generalizada, diversos grupos luchan por imponerse al resto y el que finalmente lo consigue establece “el orden”, que ya no es el orden natural, sino el sometimiento al resto basándose en el miedo. Por lo tanto, en el caos nace el Estado, que no es ni más ni menos que la justificación ideológica de la dominación de un grupo sobre el resto, el establecimiento de la violencia estatal como la única legítima, que además de ser legítima, es deseable para evitar el caos.

Hierocracia

Es el gobierno de una casta sacerdotal, que actúa en nombre de los dioses o de un dios, estableciéndose como únicos intérpretes de la voluntad divina. En la tradición europea los dioses no interfieren en los asuntos humanos, es decir, protegen a su pueblo y son parte de él, pero no dictan las normas. Sin embargo, en la tradición oriental, en la que surge el Estado, la legitimidad de los gobernantes es ser elegidos de los dioses cuando no dioses vivientes en la Tierra. Esta forma de gobierno es la que tienen todos los países que, en teoría, son teocracias, desde el Estado Vaticano hasta los países islámicos, y era la forma típica de gobierno en los reinos medievales europeos, en los que la legitimidad de los reyes dependía de la Iglesia católica.

Sin embargo, no debemos entender este “gobierno de los sacerdotes” sólo como el dominio del clero de una determinada religión. A fin de cuentas, una casta sacerdotal domina porque domina las conciencias de la gente y establece la manera de pensar, la ideología oficial del Estado. Esta misma función la pueden llevar a cabo “sacerdotes” de nuestro tiempo como los economistas (únicos intérpretes de la voluntad de los Mercados, los dioses del liberalismo), los medios de comunicación de masas, los profesores universitarios representantes del marxismo cultural, los científicos (pues la sociedad actual cree en la Ciencia como algo abstracto del mismo modo que un campesino medieval creía en Dios) o en general cualquier generador de opinión que controla el pensamiento de la gente.

Tiranía

Se diferencia de la monarquía en que, mientras que el monarca gobierna de acuerdo al Derecho, el tirano o déspota lo hace de manera arbitraria, caprichosa, y pensando sólo en sus intereses y en mantenerse en el poder. Generalmente la tiranía se da en una situación excepcional, en un estado de excepción del orden legal normal, o bien se produce porque el gobernante es a su vez la única fuente del Derecho, por lo que hace leyes y las ejecuta de acuerdo sus intereses particulares.

Oligarquía

Es el gobierno de unos pocos, a diferencia de la aristocracia, esos pocos no son los mejores. Mientras que en la aristocracia gobierna la élite pensando en el interés del conjunto de la Comunidad, en la oligarquía el poder está en manos de un grupo reducido que piensa sólo en su propio interés y en mantenerse como casta dominante de la sociedad.

Oclocracia

También llamada demagogia, es la degeneración de la democracia. Se produce cuando en lugar de gobernar el pueblo gobierna el populacho, la masa. El pueblo es instruido, sabio, libre… la masa es borrega y es conducida por líderes que le dicen lo que quieren escuchar o los convencen mediante falacias y manipulación. Los romanos diferenciaban entre el pueblo y la plebe, así mismo los griegos diferenciaban entre el demos, el pueblo, y el plezos, la masa.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: