Renacimiento Gótico

Religión Nativa Europea: El Odinismo

He comenzado exponiendo mi idea sobre lo que es Europa y lo que es España porque considero que el primer paso que debe dar una persona es tener clara su identidad, quién es y de dónde viene. Sólo de esta forma se puede tener paz interior y amor propio, teniendo claras las raíces para no perderse en medio de un mundo global que intenta difuminar nuestra cultura y nuestra identidad. El siguiente paso es el espiritual, puesto que nuestra forma de ver el mundo, nuestra moral y nuestro pensamiento en general dependerán de nuestra espiritualidad y del sentido trascendente que le demos a la vida. Incluso el más materialista de los ateos tiene, consciente o inconscientemente, alguna forma de espiritualidad. Por ello, en esta entrada voy a explicar brevemente en qué consiste la fe que profeso, el Odinismo.

Consideraciones Generales

Hoy en día tenemos demasiado interiorizada una idea de religión y de la Divinidad que encaja en la visión de las religiones mayoritarias como el cristianismo, el islam o el budismo. Estas religiones son universalistas y están enfocadas para toda la Humanidad. Sin embargo debemos entender que antes de que las religiones universalistas se propagaran, cada pueblo tenía su propia fe, adecuada a su visión del mundo y a su propia tradición. Las religiones étnicas no aspiran a que toda la Humanidad las profese, al contrario, son un sistema de creencias adecuado para el pueblo que lo ha construido y no encajan en la idiosincrasia y la mentalidad de los demás pueblos.

En este sentido, el Pueblo Europeo, desde tiempos prehistóricos, desarrolló su propia religión nativa, la cual es comparable a las creencias de los nativos americanos, de los pueblos africanos o al sintoísmo japonés. El Odinismo es una expresión de esa espiritualidad nativa, concretamente es la senda espiritual de los pueblos germánicos, que se expandieron por toda Europa y cuyo último vestigio se da en la Era Vikinga. Es por esto que se suelen emplear los nombres nórdicos para referirse a los Poderes Sagrados, pero lo cierto es que es un conjunto de creencias que fue profesado por todos los pueblos germanos y que hunde sus raíces en la religión nativa europea.


Animismo

El rasgo fundamental que define al Odinismo es su base animista. El animismo es la creencia de que todo lo que existe está vivo, posee un alma. La tierra, los ríos, los mares, el viento, la lluvia, los animales, las plantas… y por supuesto, también los seres humanos. Al morir en el plano físico, el espíritu de nuestros antepasados sigue acompañándonos, ligados a nuestra estirpe de sangre y a la tierra. Esta es la base de las creencias nativas de casi todos los pueblos, de ahí nuestra conexión con los ancestros y con la naturaleza. Somos parte de la naturaleza, somos un animal más, y debemos mantener el equilibrio natural para vivir. Así mismo, somos parte de nuestros antepasados y seremos parte de nuestros descendientes, en una larga cadena que nos conecta con nuestro Pueblo. La creencia de que los espíritus guardianes de nuestros ancestros siguen a nuestro lado fue estudiada en los pueblos nativos americanos y se le conoce como totemismo, pues estos pueblos se refieren con la palabra tótem a ese espíritu guardián. En nuestra tradición, ese espíritu protector, que puede adoptar la forma de un animal, recibe el nombre de fylgja.

Multiverso

  Nuestro Universo, del cual sólo conocemos una mínima parte, es el plano de la realidad en el que nos movemos. Es el que podemos percibir con los sentidos, pero nuestros sentidos están limitados a las tres dimensiones en las que vivimos. Cada vez cobra más fuerza la hipótesis de que nuestro Universo no es el único que existe, sino que habría diferentes planos de la realidad, diferentes universos, conectados en un gran Multiverso. La creación de nuestro Universo, el Big Bang, podría ser el resultado del choque de dos de estos universos paralelos. Lo que la moderna ciencia está empezando a vislumbrar, ya lo intuían nuestros antepasados hace miles de años. El mito del Yggdrasil y de los Nueve Mundos nos habla de esto.


Existen determinadas personas capaces de tener una segunda visión que les permite acceder a otros planos en un estado alterado de conciencia que se conoce como trance. Esta segunda visión, en nuestra tradición, se llama Seiðr. La antropología estudió este fenómeno en las creencias nativas americanas y le dio el nombre de chamanismo, puesto que en las lenguas indias se llama chamán a la persona capaz de entrar en un estado de trance y acceder a otros planos de la realidad. En nuestra tradición, la persona (generalmente una mujer) que tiene esta segunda visión recibe el nombre de seiðkona.

Como es arriba, es abajo

  El Odinismo, como casi todas las religiones, se basa en el principio de que una alteración en el Macrocosmos provoca una alteración en el Microcosmos y viceversa. Dicho de otra manera, que todo lo que sucede a gran escala tiene un efecto a pequeña escala y viceversa. Esto lo podemos notar cuando los cambios de temperatura afectan a nuestro estado de ánimo. Desde la estrella más lejana hasta el ser microscópico más cercano, todo está formado por los mismos átomos y en cierta forma, está conectado entre sí pues hace millones de años, toda la materia del Universo estuvo unida. Al igual que el Multiverso es como un árbol en el que todo está interconectado, nosotros mismos también lo somos y podemos potenciar y proyectar hacia fuera un aspecto u otro de nosotros mismos. En el futuro explicaré esto con más detalle, pero baste por ahora saber que cualquier acto que hagamos a una pequeña escala tendrá efecto a gran escala y que cualquier cosa que suceda a gran escala, nos afectará a pequeña escala.

En este principio se basan los rituales. Un ritual es un acto simbólico que llevamos a cabo en el plano natural para sincronizarnos con el cosmos (por ejemplo los ritos estacionales o los ritos de paso, que nos sincronizan con los ciclos naturales de la Tierra y con nuestro propio ciclo biológico como seres vivos). La persona que lleva a cabo el ritual, el sacerdote, recibe el nombre de Goði. Si lo que pretendemos es manipular o producir una alteración en el cosmos de forma sobrenatural, lo que estamos haciendo es un acto mágico, un hechizo. Pero de la magia en el Odinismo ya hablaré más detenidamente en otra ocasión.

Politeísmo

Uno de los rasgos fundamentales del Odinismo es la creencia en muchos dioses. En una futura entrada explicaré cómo concebimos la Divinidad y cómo entiendo yo a los dioses y otros Poderes Sagrados. Por ahora, simplemente quiero referir que en nuestra cosmovisión existen dos tipos de dioses: los Vanir, relacionados con la naturaleza y los ciclos de la Tierra; y los Æsir, que representan conceptos abstractos y fenómenos atmosféricos.

Ética y Moral

Una vez explicadas, a grandes rasgos, las creencias odinistas, el lector puede hacerse la pregunta de cómo afecta todo esto a la vida cotidiana, a la manera de actuar y de comportarse de un odinista. Cada uno vive su espiritualidad a su manera, pero hay ciertos puntos que están consensuados por todos los odinistas, los cuales son:

·  La vida es buena y debe vivirse con valor y alegría.

·  Las personas podemos comunicarnos directamente con los Dioses y la relación con ellos es de hermandad, no de sometimiento.

·  Cada individuo es responsable de sus actos, los cuales tienen consecuencias. Lo que hacemos, regresa a nosotros.

·  Culto y simpatía por la naturaleza, de la que formamos parte.

·  El hombre no necesita salvación, sino libertad para afrontar su destino con coraje y honor.

·  Los seres humanos están conectados con sus ancestros y a su vez seremos parte de nuestros descendientes.

Mediante los mitos, las sagas y las viejas leyendas de nuestro pueblo que nos llegan a través del folclore, nuestros antepasados nos transmiten valores y enseñanzas que aspiramos a tener en nuestra vida diaria. El Odinismo tiene como referencia las Eddas, no como un texto sagrado (como podía ser la Biblia o el Corán) sino como una fuente que nos transmite, junto con otras, la tradición de nuestros antepasados. Uno de los libros que componen las Eddas es el Hávamál, o Discurso del Altísimo, atribuido a Odín, el Padre de Todo. En el Hávamál se dan una serie de consejos para la vida cotidiana, que no debemos entenderlos como mandamientos que si no se cumplen uno va a recibir un castigo, sino como un referente moral. Inspirados en el Hávamál, el Odinic Rite (una organización odinista británica) establecieron las Nueve Nobles Virtudes en los años 70, las cuales son aceptadas por la gran mayoría de odinistas como un referente moral. Estas Nueve Nobles Virtudes son: Coraje, Sinceridad, Honor, Fidelidad, Disciplina, Hospitalidad, Autocontrol/Autoconfianza, Laboriosidad y Perseverancia.

Para saber más

En esta entrada he pretendido dar una visión general del Odinismo, pero si el lector está interesado en profundizar más, recomiendo que visite:

https://asatrufolkassembly.wordpress.com/

http://www.runestone.org/

http://asatru.es/

https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81satr%C3%BA

Así mismo, recomiendo acudir a las fuentes históricas, tales como las Eddas de Snorri Sturluson o la Germania de Tácito. Para saber más sobre la mitología nórdica recomiendo Mitología Nórdica de Heinrich Niedner y para iniciarse en el Odinismo, recomiendo Asatrú. La llamada de los Dioses del Norte de David Wolfheart, Goði del kindred Alfrothul de Barcelona y Folkbuilder de la Asatrú Folk Assembly (AFA) en el sur de Europa.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: