Renacimiento Gótico

Mater Europa II: Estado e Imperio

En la entrada anterior hablaba sobre la sociedad europea tribal y comunitaria anterior al nacimiento del Estado. Cuando aparecen las estructuras de dominación estatales se producirán cambios fundamentales en los pueblos europeos.

La religión y los usos europeos se vieron influenciados en el sur de Europa por los de Oriente, por eso es en la isla de Creta donde nace el primer Estado, la civilización minoica. El modo de vida urbano, el establecimiento de castas sobre una sociedad que antes era igualitaria, el desarraigo de la naturaleza y las profundas diferencias sociales fruto de la dominación de la casta sacerdotal y guerrera sobre el resto de la población fue la consecuencia de copiar los usos de Mesopotamia y Egipto, totalmente ajenos a Europa. La civilización micénica sucedió a la minoica pero colapsó y se produjo un acontecimiento único en la historia, una sociedad estatal restauró los usos anteriores y abolió el Estado. Es lo que se conoce como la Edad Oscura en la historia de Grecia, que conocemos por los poemas homéricos.

  Sin embargo, con el paso del tiempo las poleis griegas evolucionaron hacia ciudades-Estado, al modo oriental. Solo permaneció la fachada de la polis, como comunidad política, pero en la práctica se convirtieron en Estados. La monarquía degeneró en tiranía, la aristocracia en oligarquía y la democracia en demagogia. Se implantó la esclavitud y, aunque en el aspecto religioso no se adoptó la teocracia propia de Oriente, cuando con el paso del tiempo la cultura helénica se proyectó de manera imperial fuera de Grecia, la deriva hacia la divinización de los gobernantes como Alejandro Magno fue inevitable. De la fusión de la cultura helénica en el sur de Italia con los latinos y etruscos nació la cultura romana, que finalmente implantaría un Imperio con pretensiones universalistas.

  El Imperio Romano fue todo lo contrario a lo que había sido la tradición europea tribal, libre y comunitaria. Se produjo un choque entre los pueblos del norte, como celtas y germanos, y los del sur que estaban contaminados por los usos orientales. En el aspecto religioso, la religión grecolatina se convirtió en una religión estatal, propia de una sociedad urbana, con una casta sacerdotal muy jerarquizada y con una tendencia, cada vez mayor, hacia el monoteísmo. Es por eso que existe una mayor diferencia entre la religión griega y romana con la religión germana, celta, eslava o báltica, aun teniendo todas ellas un origen común y siendo europeas.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: